El Canelazo Digital

A+ A A-

Serie del Caribe: Pitcheo lleva a México al partido FINAL

Carlos TATIS | Culiacan *Sinaloa, México -- Una magistral joya de tres lanzadores llevó a México a su quinta final consecutiva de la Serie del Caribe.

Miguel Peña (5IL, 2H, 1BB, 4K), Héctor Daniel Rodríguez (3IL 0H 5K) y Jake Sánchez (1IL, 1BB, 1K) se combinaron para lanzar blanqueada de dos indiscutibles y 10 ponches en la victoria de las Águilas de Mexicali 1 carrera por 0 sobre los Alazanes de Granma cubanos en las semifinales ante una asistencia de 19,177 fanaticos en el Estadio de Tomateros en Culiacán, la capital de Sinaloa.

Hoy a las 7 pm local (9 pm ET), Mexicali será anfitrión de los Criollos de Caguas de Puerto Rico, que eliminaron a las Águilas de Zulia venezolanas en la otra semifinal, en la final de la Serie del Caribe del 2017. Adalberto Flores (0-1, 4.50) abrirá por Caguas y Héctor Velázquez (1-0, 1.80) por Mexicali.

El partido por el campeonato será transmitido por ESPNdeportes TV, ESPNdeportes Radio y ESPN Watch en Estados Unidos.

Desde que la confederación agregó rondas de playoffs al clásico regional en el 2013, los equipos mexicanos siempre han jugado la final, incluyendo en 2014, cuando Naranjeros de Hermosillo superó a los Indios de Mayagüez puertorriqueños en el estadio Nueva Esparta de Isla de Margarita, Venezuela.

Los clubes mexicanos ganaron cuatro de las seis ediciones anteriores de la Serie del Caribe, en tanto que ningún conjunto boricua levanta la corona desde el 2000. Mientras Caguas busca su cuarto título (ganó en 1954, 1974 y 1987), Mexicali va por el segundo, tras el solitario triunfo de 1986.

“Nuestro pitcheo merece un crédito especial por el desempeño ante equipos con tantos bateadores buenos”, dijo Roberto Vizcarra, el manager novato de Mexicali. “El pitcheo nos trajo donde estamos”, agregó.

El pitcheo fue el soporte del avance arrollador de México (4-1) a su quinta final consecutiva del clásico caribeño. Los lanzadores aguiluchos tienen efectividad de 1.64, fruto de 8 carreras limpias en 44 entradas; con 34 ponches y 10 bases por bolas.

Ayer, el cuerpo monticular mexicano, que perdió al relevista Sergio Romo, quien se marchó de Culiacán a completar un acuerdo con los Dodgers de Los Angeles, superó su gran desempeño de una serie matizada por buen pitcheo y una gran fiesta en las gradas del moderno estadio de los Tomateros de Culiacán de la Liga Mexicana del Pacífico.

El encuentro entre Alazanes y Águilas es el primer partido que termina 1 carrera por 0 en el clásico caribeño desde que los Tigres de Aragua venezolanos vencieron con ese marcador a los Venados de Mazatlán mexicanos el 3 de febrero del 2009 en el estadio Casas GEO de Mexicali, México. Un cuadrangular de Héctor Giménez en el cierre de la undécima entrada decidió el triunfo de Aragua, que ganó la corona en esa edición del torneo.

El dominio de los lanzadores mexicanos fue tan contundente, que se combinaron para retirar a 24 bateadores cubanos en orden entre la primera y novena entradas.

Asombrosamente, los tres primeros bateadores de Granma alcanzaron bases contra Miguel Peña comenzando el juego (el jardinero Víctor Mesa Jr. pegó sencillo, pero fue atrapado fuera de la primera base, Yunior Paumier recibió boleto y Alfredo Despaigne bateó doblete) pero no pudieron anotar. Despaigne fue el último que pisó una almohadilla hasta que mesa recibió boleto de Jake Sánchez comenzando el noveno.

El estelar Lázaro Blanco (1-1), fue el lanzador derrotado. Trabajó 7 entradas completas, permitió 4 batazos por terreno de nadie. Al derecho cubano le fabricaron una carrera, otorgó un pasaporte  y abanicó a 5 contrarios.

Con el partido sin carreras en la quinta entrada, México logró anotar la única vuelta que permitió el derecho Lázaro Blanco (1-1, 0.68) en dos salidas en la serie. Ronnier Mustelier recibió base por bolas, Sebastián Valle se apuntó hit al cuadro con toque por tercera base y el veterano antesalista Agustín Murillo bateó sencillo al jardín izquierdo para impulsar a Mustelier.

 

Blanco llenó las bases con un out, pero se autorelevó, dominando al peligroso Jason Bourgeois con rodado a la intermedia que inició una doble matanza en lo que pudo haber sido el último partido de Cuba en una Serie del Caribe.

“Desde el primer partido que abrí, sabía que abriría en las semifinales si llegábamos hasta aquí”, dijo Blanco, quien blanqueó a los Tigres del Licey de República Dominicana por más de seis entradas en el primer partido de la serie, el pasado miércoles.

Tras una ausencia de cinco décadas, Cuba regresó a la Serie del Caribe en 2014 para agotar un plan de cuatro años como invitada especial. La mayor de las Antillas solamente seguiría jugando si es aceptada como miembro permanente de la Confederación de Béisbol del Caribe, algo que está por verse.

“La afición cubana es beisbolera. En Cuba, el béisbol es pasión. Si dejáramos de participar en la Serie del Caribe, el público lo sentiría. Claro que sí”, dijo Carlos Martí, quien condujo a Granma a su primer título en la Serie Nacional cubana y a su debut en una Serie del CaribeInf. de Enrique Rojas de ESPN Digital fue utilizada en este reporte.

Valora este artículo
(0 votos)
volver arriba